Silla Eames

Eames, las sillas de diseño más conocidas

Replicas de sillas Eames

May 18, 2015

Como ocurre en muchos otros aspectos, una réplica es un objeto diseñado para parecer y brindar el mismo servicio que el modelo original.

Esto podemos encontrarlo en coches, moda, accesorios o muebles por ejemplo. En este último caso, todos conocemos la gran cantidad de réplicas que tienen algunos de los muebles más famosos, desde aquellos de estilo victoriano (o anterior) hasta los muebles de diseño vanguardista de mediados del siglo pasado, como por ejemplo las conocidas sillas Eames.

Esta clase de sillas pueden proporcionar las mismas comodidades y beneficios que las sillas originales, siempre que hayan sido fabricadas siguiendo las medidas, con los materiales y propiedades que la silla original creada por Charles y Ray Eames a mediados del pasado siglo XX. Se da el caso que hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, pueden fabricarse modelos que superan en calidad y robustez al diseño original dado que los métodos de fabricación son mejores que los de antaño, proporcionando mayor resistencia, ligereza, etc

Hoy en día existen tres clases diferentes que podemos encontrar en el mercado.

  • Sillas Eames originales: Actualmente están consideradas como casi un objeto de coleccionista. Se trata de aquellas sillas que fueron concebidas entre la década de los años 50 y los 70 del siglo pasado. Dado que no hay tantas como se imagina, una silla original de aquella época y en un buen estado de conservación, puede llegar a costar varios miles de euros, por lo que para una silla no es un precio que todo el mundo pueda pagar, pero la exclusividad es lo que tiene, un gran precio.
  • Sillas Eames homologadas: Estas sillas son hechas por fabricantes con licencia y los precios pueden variar notablemente, pudiendo encontrarse en tiendas de corte bastante exclusivo. A pesar de que no son originales, su precio es bastante alto, pero nunca llegarán a costar lo que cuestan las originales.
  • Réplica de sillas Eames: es la opción más extendida actualmente. A pesar de que muchas de ellas se fabrican en países asiáticos como China, hay otros fabricantes de diferentes rincones del mundo que también las tienen en su catálogo, donde dejan claro que son réplicas. No hay que llevarse a engaño, aunque sean réplicas, estas sillas pueden llegar a proporcionar la misma sensaciones que si fueran las mismas que salieron de la fábrica original, por ello es normal que cada vez más hogares y negocios públicos cuenten con estas piezas entre su mobiliario.

¿Originales, homologadas o réplicas?

Obviamente depende del gusto y capacidad económica de cada persona.

En el caso de las originales ya sabemos a lo que nos exponemos, a desembolsar una gran cantidad de dinero, pero sabremos que tenemos un mueble original y que seguramente se revalorizará notablemente con el tiempo, por lo que podríamos tratarlo de una inversión rentable y amortizable a largo plazo, pero hay que cuidarla bien y seguramente, no usarla, por lo que se convertiría más en un objeto decorativo que en algo funcional.

Las sillas homologadas tampoco dejan de ser una buena opción, pero si se tiene en cuenta que algunas pueden llegar a costar 700 euros, o más, puede que a la hora de hacer un juego de cuatro sillas para el hogar se nos salga del presupuesto, y mucho más si tenemos un local de hostelería donde se necesite un gran volumen de piezas.

Las réplicas son, quizá, la elección más acertada, precios ajustados, el mismo diseño, materiales y resultado que las originales, pero sin que nuestro bolsillo sufra tanto como en los casos anteriores, por tanto, esta opción es una de las más elegidas actualmente por aquellas personas que quieren tener un icono del diseño como son estas sillas.

Go Back

Comment